Ventajas de tener fuentes de agua en las empresas

Las fuentes de agua han pasado a ser un elemento más del mobiliario de las oficinas. Elegantes, silenciosas, dan imagen de limpieza y salud en una empresa. Han abandonado esos grandes botellones que las afeaban y se han volcado en mejorar la calidad del agua que dispensan. Empresas dedicadas a la comercialización de dispensadores de agua como Agualife, hacen mucho esfuerzo en conseguir preservar la calidad del agua y las propiedades que la hacen verdaderamente única: no sabe, no huele y es transparente.

La filtran eliminando las impurezas para ofrecer agua limpia como fuente de vida. Y yendo más allá, trabajan porque la transparencia del agua alcance también a su distribución y esta sea lo más respetuosa posible con el medio ambiente.

Beneficios de beber agua

Una buena hidratación es fuente de salud para las personas. Ayuda a eliminar toxinas y reduce las arrugas que salen en la piel. Nuestro cuerpo lo sabe y provoca la sed que nos hace beber. Sin embargo, la sed es un recurso que podríamos considerar extremo. De la misma manera que los médicos animan a realizar varias comidas a lo largo del día mejor que una o dos, el agua debe ingerirse regularmente sin esperar a sentir sed. Suele considerarse que una hidratación adecuada se consigue con entre seis y ocho vasos de agua repartidos a lo largo del día además de la que ingiramos en las comidas. El riñón trabaja a su ritmo, depura nuestro organismo y evitamos el apetito que aparece en momentos de estrés cuando realmente aún no tenemos necesidad real de comer.

El agua en el ámbito laboral

En una empresa, la fuente de agua es un detalle de atención al empleado que mejora el ambiente laboral. Colocada en zonas de paso, animan a beber de camino a otras dependencias evitando la necesidad de hacerlo cuando estamos más concentrados. Precisamente la deshidratación provoca problemas de atención y concentración por lo que beber con regularidad mejora la eficacia en el trabajo.

Naturalmente, el mantener hábitos saludables entre el personal redundará en el rendimiento pero es que, en sí misma, la fuente de agua proporciona una razón para dar un paseo corto, para estirar un poco las piernas cada cierto tiempo y descargar algo de la tensión del trabajo. Sustituye al antiguo “cigarrito” con mejores resultados. Por salud laboral es recomendable levantarse del puesto de trabajo y hacer algún estiramiento cada cierto tiempo. Una fuente de agua proporciona primero la excusa para hacerlo y luego el hábito de movernos regularmente y de intercambiar comentarios con los compañeros en un ambiente más informal. Para ello, la ubicación de las fuentes debe elegirse adecuadamente. Conviene que estén en zonas de paso pero contando con suficiente espacio para que la usen dos o tres personas simultáneamente. Tal vez tras una cristalera, en una zona pública pero con cierta independencia para propiciar un cambio de ambiente con respecto al de trabajo directo.

Las fuentes de agua son un recurso con el que se mejora el rendimiento laboral en beneficio del personal. Y es verdaderamente sencillo y barato disponer de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *