Consejos para almacenar combustible de forma óptima

Son muchas las personas que acostumbran a almacenar gasolina en casa por diferentes razones. Ya sea por precaución, por si alguno de sus vehículos se queda sin gasolina, para la utilización de algún instrumento con funcionamiento de gasolina, como un cortacésped, o simplemente para aprovecharse de un momento en el que la gasolina estaba a un precio más bajo de lo habitual.

Conscientes de ello, hemos querido preparar un post en el que vamos a dar una serie de consejos para almacenar combustible de forma óptima y totalmente segura, utilizando depósitos para gasoil de calidad y que estén bien protegidos, para garantizar que la gasolina no supondrá ningún tipo de problema.

Y es que la gasolina es un líquido muy ligero a la vez que vaporoso, que puede resultar peligroso si no se mantiene en las condiciones adecuadas, especialmente cuando se almacena durante un tiempo en el mismo lugar.

¿Dónde almacenar el combustible?

El combustible debe estar almacenado en un recipiente o depósito homologado, que esté situado en un lugar fresco a la vez que seco. Y en cualquier caso, no es recomendable mantener almacenado el combustible durante un tiempo superior a los 30 días, ya que pasado ese tiempo tiende a deteriorarse.

En caso de que fuera necesario mantener la gasolina guardada durante más de 30 días, es importante utilizar un estabilizador de gasolina, un producto preparado para el tratamiento de la gasolina almacenada durante periodos de más de 30 días.

El estabilizador de gasolina se encargará de ralentizar el proceso de oxidación y de prevenir la descomposición de los aditivos que contiene el gasoil. De esta manera, la gasolina mantendrá su calidad y el vehículo en el que se vaya a utilizar no sufrirá ningún tipo de problema, arrancando a la primera en perfectas condiciones.

Cosas a tener en cuenta sobre la gasolina

Hay que tener en cuenta que la gasolina es un líquido solvento, lo que significa que permite disolverla en elementos como gomas o polímeros. También es importante destacar que la gasolina es tóxica, por ello es fundamental que esté bien almacenada para evitar la inhalación de los vapores, que pueden resultar altamente perjudiciales.

También es necesario que el recipiente o depósito escogido para el almacenaje de la gasolina sea hermético, ya que tiene un punto de ebullición extremadamente bajo. Esto hace que cuando supere los 20 grados centígrados podría convertirse en vapor.

Y a esto hay que sumarle que es un líquido muy inflamable, debido principalmente a su bajo punto de ebullición. Produce fuego con mucha facilidad, por lo que es importante no fumar ni manipular elementos que puedan inflamar la gasolina.

Lo más recomendable es contactar con alguna empresa profesional especializada en la venta de depósitos de gasoil y depósitos para combustible, que garantice el cumplimiento con la correspondiente normativa para el almacenamiento de combustibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *