5 Pasos necesarios para lanzar una web en Internet

Si en estos momentos no tienes una página web es probable que esa intención brote periódicamente en tu pensamiento ya que estamos rodeados de estímulos para que eso suceda. El uso habitual de internet hace que se difundan sorprendentes casos de éxito. Nos llegan cientos de ejemplos que pueden servir de inspiración.

Una página web posee la capacidad de funcionar como una publicación desinteresada, un altavoz de una causa justa o un canal informativo. Es una herramienta para el desarrollo productivo de una actividad profesional o negocio y para la construcción de una marca personal.

Pocos proyectos personales reúnen propiedades tan polivalentes, tan adaptables a circunstancias particulares y sin requerir demasiados medios. Las redes sociales pueden solapar alguna de estas funciones pero una web propia subraya una indudable diferencia.

Los obstáculos y las dificultades

Si tienes alguna experiencia previa en el lanzamiento de una web sabes que es una actividad que se debe plantear a medio y largo plazo. La falta de tiempo o de constancia suelen ser las primeras causas de abandono, pero también hay otras que nacen de un erróneo planteamiento o una falta total de organización.

Antes de preocuparte por el diseño o por las dudas con los nombres a la hora comprar dominios debes hacer una pausa y hacer un plan de obra de tu web. A continuación vamos a ver estos pasos que te ayudaran a dar orden y coherencia a tu proyecto.

Los 5 pasos esenciales para la construcción exitosa de una web

1. Define tus objetivos. Es fundamental y con frecuencia se ignora. Es un paso clave en cualquier proyecto en la vida. La promoción profesional, el ocio o la búsqueda de una fuente de ingresos son posibles motivos. Debes hacer una propuesta individualizada y específica con lo que a ti te mueve, o establecer un grado de prioridades entre ellos si son varios.

2. Planificación editorial. Es la auténtica trastienda de tu trabajo en la web. Vas a ser el editor de tus propios contenidos. Esto exige seleccionar y tener claro desde el principio cuál es el público objetivo al que te diriges. La organización interna de tu web debe ser una respuesta en sí misma a las necesidades del mercado de la información. Debes categorizar los temas siguiendo un criterio coherente y ser una propuesta alternativa al posible desorden de otros medios.

3. El diseño. Los aspectos estéticos y de accesibilidad de la web son muy importantes. La presentación aquí, como en otros negocios, es un asunto estratégico. Si no es tu especialidad déjalo en manos de profesionales.

4. Dominios y hosting. Serán tus aliados del lado tecnológico para hacer visible tu trabajo. Elige aquellas opciones mejor dimensionadas para tu proyecto, con un buen soporte técnico para solventar cualquier incidencia. Deben destacar en sus actuaciones con dos palabras clave: compromiso y profesionalidad.

5. Cuida las cuestiones legales. El funcionamiento de una web está sujeto a múltiples regulaciones. No importa que no exista un afán económico por parte del autor. Publica los datos esenciales del responsable, política de privacidad, normas legales aplicables y jurisdicción a las que estás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *